Comer…

… o comer demasiado (¡y rico!)

Les comentaba el otro día una experiencia no bastante grata en un lugar de comida. Este fin de semana tuvimos la oportunidad, me corrijo, el privilegio de ir a comer a un lugar llamado La Casa de Toño.

Si no han tenido la oportunidad de comer ahí, de lo que se han perdido. Este lugar originalmente lo conocí al ir a festejar el cumpleaños de un compañero de trabajo y los compañeros le llamaban “los Pozoles”, dicho sea de paso, su especialidad.

La wife, pidió un pozole vegetariano (altamente recomendable) y una queca de requesón. Yo como en últimas ocasiones pedí un  sope de cochinita con todo (lechuga, crema y queso), de re-chupete.

Obviamente, les recomiendo ampliamente este lugar y de los precios, se preguntarán… Super barato.

Tienen tres direcciones y las encontrarán junto con el menú y demás al acceder a la siguiente liga.

Anuncios

Por mi, los ISPs pueden irse a…

… ahem! ¿Qué pasó? ¿Ya tan temprano?

¿Por qué el mal genio?

¿Acaso te dejaron colgados tus proveedores de internet?

¿Te dijeron que esperaras más de dos horas y nada?

¿Se les murió la ardilla que le daba vuelta al generador que proveía de energía a sus antenas de mier… radiobases?

Este, no… Sólo me desconectaron de la chamba y tendré que trabajar horas extras.

¡Gracias querido ISP!

Increíble pero cierto…

…que algunas personas se quieran pasar de pend… listos y lo hagan hacer a uno cosas que no quiere aprovechándose del más mínimo poder que tienen.

…que algunos miembros de familia pasen sobre otros por unos cuantos pesos heredados.

…que después de 10 minutos la gente de soporte no levante el teléfono y yo siga oyendo el “todos nuestros agentes están ocupados, por favor visite nuestro sitio en internet…” cuando lo que no tengo es precisamente acceso a internet.

…que la gente transa se zurre los pantalones preocupe cuando la ventanean usando sus datos personales a través de internet, conseguibles hasta por un niño de cinco años.

Del nabo y más allá… (2)

Al empezar a degustar los mentados consomés, nos dimos cuenta de que nos habían cambiado la receta original: éstos solo tenían tres tiras de pollo, cinco o seis pedazos de aguacate y como siete granos de arroz… Yum!

Al llegar las enchiladas (como unos 15 o 20 minutos después de haber terminado los especiales), me dí cuenta de que eran 3 (¿qué no eran cuatro?) y que el relleno (¿cuál?) se había visto reducido a su mínima expresión. Sin embargo, el sabor seguía siendo el mismo, bueno a secas…

Después la debacle: los postres y los cafés. Como sabrán (y si no lo saben va la nota aclaratoria) yo generalmente no tomo postre en las comidas, pero esto no fue el caso de los ‘gros, el cuñao y mi esposa… Por no dejar, pedí un capuchino y ellos aparte pidieron el postre insignia de la casa: la natilla (¿de vainilla?)… El suertudo de mi ‘gro pidió un flan napolitano, ahora les explico su suerte…

20 minutos se adicionaron al tiempo de espera total, que para este momento ya sobrepasaba la hora con mucho, y llegaron los postres triunfantes…

El café estaba bueno, el flan estaba bueno, pero la natilla… Errrr… La natilla parecía un experimento científico de natilla, la consistencia era como de cuando uno juega con su babas hasta dejarlas de una consistencia…. Si ha llegado hasta aquí, la mejor referencia que le puedo dar es la película de Adam Sandler en donde le dejan cuidar a un niño….

En fin, la natilla famosa no era ni una sombra de lo que había sido y no le dieron más que un cucharazo…

Obviamente, al salir de este lugar le comenté a mi esposa: “Pues yo como que me quedé con hambre” y así pasamos al Subway de confianza a comprar un Sub de atún para paliar el hambre…

Vaya experiencia… ¿Regresaremos algún día  a este lugar de perdición? Solo el tiempo y el grado de masoquismo lo dirán…

Saludos.

Del nabo y más allá

El día de hoy fuimos a comer con los ‘gros y el cuñao.

Originalmente íbamos a comer en un lugar pero como parece que los dueños del lugar no saben hacer proyecciones a futuro ni estudios de mercado, tuvieron a bien cerrar su lugar para re-expandirlo a sus anteriores dimensiones deshaciéndose del fallido intento de restaurante hip que tronó como sendo ejote…

Si aún no saben de que lugar estoy hablando, dense una vuelta por una de las más añejas plazas de norte de la metrópoli, y si les encantan los rallies pues deberán encontrar un lugar envuelto en láminas de paredes falsas… Este material tiene su nombre pero no me acuerdo como se llama… En fin…

Así que decepcionados de no poder disfrutar de los ricos platillos de la cocina “poblana” nos dirijimos a una de las opciones socorridas como plan B: el restaurante de conocida tienda de departamentos. La susodicha tienda es la que es un puerto en la Gran Bretaña y de donde el cuarteto más famoso del planeta salió (y no son las Spice Girls, que conste)…

Pues ya instalados en la mesa, se acerca un mesero(?) que más bien parecía el ayudante del Dr. Frankestein (si querido lector, Frankestein era el doctor no el monstruo. El monstruo simplemente era eso, el monstruo) y con voz melodiosa (así como la de la Guzmán) nos dice: estamos muy atareados (¿dijo tarados?) pero que se les ofrece…

Yo con mi cara de “Pues fíjate que me da pena de que estén atareados (¿tarados?) pero venimos a comer y con hambre” vi la carta y pensé: mmm, un consomé especial (el aguacate es lo que lo hace especial) y unas enchiladas verdes… Ah! y mi Coca Light…

Total que nos tomaron la orden, sin tomar en cuenta las reglas básicas del servicio: primero las damas empezando por las de mayor edad y después con los caballeros en el mismo orden, pasaron y pasaron los minutos hasta que por fin llegaron con el primer platillo: los consomés especiales.

Continuará

Primera llamada, primera…

Ah, el olor a un blog nuevo… No hay otro aroma que se le compare…

Espera, que eso no huele a blog, más bien huele a… Pero, ¿en dónde carajos me paré?

Me carga… Apenas empezando y ya rompimos el hielo… Así, nomás. Sin anestesia y a “lo Borras”…

Bueno, espero estar más elocuente en el futuro próximo y poder poner cosas diferentes a lo que aquí (si han llegado hasta este punto) han leído…

A %d blogueros les gusta esto: