Archive for the ‘ Pero que… ’ Category

Mi (no) relación con las indirectas…

Desde que tengo uso de razón, está comprobado que no tenemos ese don desde que salimos del vientre materno y hay algunos que son sendos viejotes y siguen en las mismas, no me he manejado con indirectas.

La razón es muy simple: la comunicación se da 1 a 1, de frente y sin tapujos. Sin estas características, es otra cosa, no es comunicación.

He aprendido que si uno es frontal y platica de lo que sea con una persona, puede tener en esa persona a alguien que sabe que conmigo no hay desvíos ni razones ocultas.

También he aprendido a reconocerlas y saber su contenido intrínseco. Desgraciadamente para el interlocutor fracasado, nunca doy acuse de recibo en estas circunstancias. El mismo trabajo cuesta decir las cosas como son, que disfrazarlas de algo más.

¡A veces hasta con menos palabras!

Ahorremos aliento, palabras y tiempo y digamos las cosas así; directo y ya.

Luego hablaremos de que cada historia tiene al menos dos versiones y que los mirones son de palo.

Ya lo dijo el buen Phil Collins: Both Sides of the Story.

¡Saludos!

La orilla del abismo

– ¡Qué dramático!

– ¿Crees?

– Pues… Supongo que haces referencia a la próxima elección en el Estado de México…

– ¡Qué bien me conoces!

– Si, al final, soy tu conciencia…

– Mmm… Pues como que a veces te echas a dormir… Pero bueno, el punto es que está difícil decidir por quien votar, y el dilema es que de los candidatos que quedan como posibles no hay ni a quien irle…

– Porque supongo que ya desechaste algunos…

– Si, pero el dilema persiste: ¿por cuál del resto votar?

– Revisemos los currículos…

– Tengo miedo…

Varias horas después…

– Pues después del análisis seguimos en la misma, no hay ni por quién.

– Y eso da más miedo…

– Al final, creo que será un salto de fe…

– Sigamos mirando el abismo…

El mundo de hoy…

Los acontecimientos que han sucedido desde los últimos meses del año 2016, han transformado y seguirán transformando el mundo tal cual lo conocemos.

Primero, la elección del presidente de los EEUU, en la figura de Donald J. Trump, es un reflejo de muchas cosas:

– El hartazgo de cierto sector de la población con los políticos de siempre, eligieron a una persona que les habló de lo que ellos necesitaban, mientras que el oreo partido no hizo lo propio y se limitó a seguirle la corriente; con los resultados que todos conocemos.

– La presencia de la “otra America”, aquella que no esperó a que terminara el proceso y empezó a retomar los espacios que le habían arrebatado. Lo malo, es que ente sus filas, como en cualquier grupo, hay fanáticos que llevan sus ideas al máximo.

– El uso que hace el flamante presidente de las redes sociales con efecto a sentirse validado en el puesto. Parece que no se la cree que ganó y ve por todos lados “moros con tranchetes”.

– La retórica de sus consejeros y ayudantes: desde los “hechos alternativos” (sic) hasta una bola de sinrazones…

Segundo, de este lado del futuro muro, nos preocupamos por lo que dice, hace, y dejamos un poco de la mano lo que pasa de este lado.

Y ésto, es lo más increíble.

Regreso, voy a sacarme una viga del ojo…

Medio año…

– Uf…

-¿Y ahora?

– Ya llegamos a prácticamente la mitad de año…

-Cierto, empezamos Junio…

-Crees que nuestros lectores se den cuenta que no tenemos ni idea del tema a escribir…

-¡Ja! Se dieron cuenta desde el “Uf…” de inicio…

-Cada vez son más difíciles de engañar… Pero hay tantos temas insulsos flotando en el ambiente que da flojera subirse a los diferentes trenes disponibles.

-Eso que ni qué, y si le añadimos los padrísimos comerciales de campaña para el Constituyente que se elegirá este fin de semana (5 de Junio, ¡voten CDMXquenses!)

– En fin, Junio, ¡se bienvenido!

Aquí vamos de nuevo…

– Me ha llamado la atención el seguimiento que se le está dando al proceso electoral de Estados Unidos…
– Sí, ¿verdad?
– La verdad, se torna interesante debido a las diferencias con el mexicano.
– Pues sí…
– Y si a eso le agregas como aderezo los candidatos que se están postulando, es más interesante todavía.
– ¿Qué me dices de Trump?
– Uf… Hay tantas lecturas que él por si sólo, trae vueltos locos a todos. Es un candidato que está aprovechando su momento y lo está haciendo a la perfección.
– Y en ello radica su peligro, ¿no?
– Así es, veremos si le alcanza para ser el candidato del Parrido Republicano.
– Ugh…
– Y espera,  que en dos años nos toca a nosotros…
– ¿Nojotros?
– ¡Noooooooooooo!

Estar Güars…

-Ya vas de ñoño otra vez…

-Nada que ver… Más bien tiene que ver con el día pseudo-apocalíptico que estamos viviendo desde la madrugada…

-Ah, es cierto. ¡Hasta nevadas pronosticaron en el DF la CDMX!

-Si, la gente parece que sigue la frase que tengo: “La inteligencia es hidrosoluble…”

-Cálmate con la frasesita…

-Pero es cierto, sólo fíjate: empiezan a caer unas gotas y las personas se aduñan del claxon como si no hubiera mañana, hacen maniobras que dejarían lívido a un doble de riesgo y demás linduras…

– No exageres…

-Solo el día de hoy, al ir por el segundo piso, vi un coche yendo de norte a sur, ¡en los carriles de sur a norte!

-¡No!

-Si, y luego cuando tomé mi salida, un “mirrey” en un BMW se me metió por delante casi colisionando con la estructura de la misma y dejando a sus “guarros” frustados detrás de mí…

-¡Se habrán puesto como locos!

-¡Cual mandriles enjaulados!

-No pues qué mal…

-Si, seguimos viviendo en la sociedad de la “comodinidad”…

-Hey…

Pedro, mi sobrino…

Recuerdo una de las primeras veces que lo vi: era un niño de unos 10 años, le gustaban los transformers y en esa época era seguidor del grupo NSYNC.

Siendo el hermano “sandwich”, el segundo de tres hermanos, tuvo oportunidad de ser cómplice de su hermana mayor y mentor de su hermano menor.

El tiempo transcurrió inexorable y Pedro se transformó en un adolescente jovial y responsable, lo que definió sus elecciones de vida.

Llegado el momento, escogió la medicina como su meta y vía de generosidad.

Curiosamente, esta meta empató perfecto con los rasgos de su personalidad: empatía, compasión y amor al prójimo.

Avanzó un poco más el tiempo y llegó el tiempo de la graduación: la sensación de satisfacción, la alegría, el orgullo de los papás, hermanos y abuela, un nuevo inicio.

En el momento de escoger el servicio social, no tomó la vía “fácil” (en medicina, como en otras profesiones, no hay vías fáciles) y se decidió por tomar un proyecto en Chiapas. En él se desempeñaba como parte de un equipo para atender a gente necesitada, nuevamente renunciando a sus propias necesidades.

Transcurrió un poco más el tiempo y vino el fin de semana del puente del 16 de Noviembre, fin de semana diseñado en el seno de nuestro querido poder Legislativo a propósito del día marcado como festejo de la Revolución Mexicana, la cual originalmente se celebra el 20 del mismo mes.

Decidieron Pedro y sus compañeros tomar un merecido descanso y visitar un lugar conocido como “La Puerta del Cielo”, menuda ironía, el cual es un lugar relativamente vírgen donde sólo habitan algunos pescadores, sus familias y al parecer hay oportunidad de liberar tortugas que se crían ahí mismo.

Llegó el fatídico 15 de Noviembre, y en ese día, Pedro falleció.

Su deceso desencadenó una serie de eventos que sólo en el futuro seremos capaces de cuantificar y cualificar.

Las personas que quedamos atrás lo extrañamos y lo recordamos. Tenemos que seguir adelante y tenemos que aprender a vivir sin tenerlo presente físicamente.

Ese es Pedro, mi sobrino.

A %d blogueros les gusta esto: