Tron: El legado

Ya les comentaba en entradas anteriores (1, 2, 3), que esperaba esta película desde que empezaron a sacar las primeras imágenes.

A riesgo de ser repetitivo, ésta es una de las películas, que sin ser la mejor película, dejó una serie de pequeñas huellas en mi persona cuando vi la “primera parte” por allá en el lejano 1982.

Avanzamos rápidamente 28 años y nuevamente Disney nos lleva de la mano, los ojos y los oídos, a disfrutar de la segunda entrega, llamada Tron: Legacy.

Les cuento la trama con base en lo que nos muestra el avance, para no arruinarles la sorpresa:

  • Kevin Flynn ahora dueño de Encom, desaparece poco tiempo después de tomar control de la misma.
  • Sam, hijo de Flynn es ahora el heredero de la fortuna y de alguna manera, sigue teniendo contacto con Alan Bradley (el creador de Tron) y éste le comenta que ha recibido un mensaje de Kevin en su busca personas.
  • Sam va a investigar en el viejo centro de videojuegos y parece que encuentra algo ya que posteriormente lo vemos en el mundo virtual, enfrentando y conociendo a los personajes del mismo: un rastreador, un cuarteto de hermosas sirenas, otros programas en un juego de discos, las motos de luz,  Quorra, su padre y C.L.U., el alter ego de Kevin… ¡Y la acción se desata!

La acción se desencadena desde el mismo inicio de la película y prácticamente no para hasta el final. Los sentidos de la vista y el oído se ven compensado con el festín visual, cortesía del diseño de producción y los efectos visuales,  y el magistral score de Daft Punk. La inclusión del 3D en esta película no está de más y funciona bien, pero no deja de ser una caracterísitca técnica.

Las actuaciones de Bridges (Kevin/C.L.U), Hedlund (Sam adulto), Wilde (Quorra) y Sheen (Castor/Zuse), están bien, aunque Bridges puede llegar a exagerar un poco en sus ánimos de Dude y el personaje de Sheen está diseñado para que sea exagerado (según un servidor, esta actuación parece ser un güiño a otra película pero no logro identificarla). Una mención especial es un cameo que realizan ciertos personajes que están muy ad hoc al universo de la Red.

Ahora bien, la historia. Éste es el punto más flaco de Tron: el legado. Hay varios puntos en la misma donde mentalmente se formaron varios “Meh!” pero fueron rebasados por el festín audiovisual que estaba presenciando. No les doy detalles, pero hay ciertas cosas, sobre todo en la parte de tecnología que no concuerdan con un mundo virtual o nanométrico (¿lumínico?) de la Red.

No me malentiendan, Tron es una buena película como lo fue Star Wars (el episodio IV pues, para los peluches) o Iron Man, llena el propósito de entretenerlo a uno pero se queda corta en donde los blockbusters siempre lo hacen: en la historia.

Altamente recomendable para pasar un rato y tener dos o tres nerdgasmos.

Saludos.

#ReduxNet

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: