Clasificaciones cinematográficas

El día de hoy tuvimos, mi esposa y yo, la oportunidad de ir al cine a disfrutar de una película (Agente Salt).

Todo iba muy bien y de acuerdo a lo planeado, no como lo comentaba en un post anterior. Sin embargo, poco antes de empezar la película se sentaron dos adultos con un niño como de unos cuatro años en la fila de atrás.

Vale la pena una aclaración, no vaya a pisar algunos callos: a mi me gustan los niños, no en el sentido MichaelJacksonesco, sino que me caen bien. ¿OK?

Bueno, pues siendo este niño, un niño pequeño se estaba comportando como un niño de su edad: estaba inquieto, hablaba, comentaba lo que estaba viendo en la pantalla, se movía, etc. En resúmen: siendo un niño.

Lo cual yo no vería de ninguna manera mal, pero (bendita palabra), estábamos en una función de una película con clasificación en Estados Unidos como PG13 que en México sería el equivalente a la clasificación B (doce años en adelante).

Si las matemáticas no fallan 12 es mayor a cuatro, o:

12 >4

El resultado para no aburrirlos fue que los señores se tuvieron que salir de la función ya que provocaron el disgusto de varios de los que estábamos ahí (aunque los que cargamos con la carga “moral” fuimos nosotros ya que nadie más hizo algo), aprte de que nos ganamos el mote de amargados.

Uno de los argumentos dados por dos gerentes del cine en cuestión fue palabras más palabras menos: “Si el menor viene acompañado por un adulto se le permite la entrada, eso dice la ley”. Les comparto algunas conclusiones de mi cerebro al oír tal comentario (todos con clasificación AA, ver más abajo; los otros, me los reservo):

  1. Obviamente el niño debería estar acompañado por un adulto. Ni siquiera en mis tiempos de niño (inserten imagen de Remi para ambientar y voz del Tata), me dejaban andar solo en la calle a esa hora (8 PM) y menos en un cine. ¡Por supuesto que estaba acompañado! ¡D’oh!
  2. Yo recuerdo que la gente que estaba en taquilla preguntaban “¿cuántos años tiene?” cuando veían que un niño no alcanzaba la edad necesaria para la clasificación de la película.
  3. Los padres (y aquí me puedo echar a varios de ustedes encima, pero continúen leyendo) deben tener más sentido común. En esta época de la información, podemos saber de qué se trata una película cuando vemos los avances que existen en innumerables sitios de internet. Vamos, hasta los cines tienen en sus páginas ligas a los avances de las películas que están exhibiendo. Entonces, yo como padre, tengo el criterio de decidir (a los dieciocho años es demasiado tarde) por mi hijo, que películas puedo llevarlo a ver. Una película en dónde se nos enseñan escenas violentas, no es una película para niños.
  4. Hay, en cartelera el día de hoy, por lo menos cuatro películas para niños: Como perros y gatos 2, Mi villano favorito, Aprendiz de brujo y Shrek para siempre… ¿Y lo que se les ocurrió es llevarlo a ver Salt? ¿En dónde en los primeros 10 minutos vemos a una Angelina Jolie ensangrentada y siendo golpeada con saña y?.. Bueh, no les voy a arruinar la película a los que quieran verla.

Señores, yo sé que probablemente no estén leyendo esta entrada, y después de sus amables comentarios hacia mi esposa y un servidor lo puedo asegurar, el sentido común y la ley me dan la razón. Para muestra un botón, las clasificaciones listadas abajo, son las clasificaciones actuales para las películas que se exhiben en México (yo no las inventé, fue la Secretaría de Gobernación):

AA (todo espectador, 2 años en adelante)
A (todo espectador, 7 años en adelante)
B (12 años en adelante)
B15 (15 años en adelante)
C (16 años en adelante)
D (18 años en adelante)

Resalté la B para que la encuentren fácil, no es por molestar… ¿Entonces?

Por favor, yo no quiero decirles como eduquen a sus hijos, ustedes saben lo que hacen. Pero por favor, no nos arruinen las pocas ocasiones que tenemos de ver las películas como fueron concebidas: en el cine.

¡Ah! Probablemente, seré un amargado, pero ustedes son unos reverendos imbéciles (no ustedes lectores, estos mensos que se quisieron pasar de listos).

Para mayor información, ver el texto completo del Reglamento de la Ley Federal de Cinematografía, más concretamente, el artículo 22.

Un saludo.

#ReduxNet

Anuncios
  1. Ah, haciendo amigos en el cine! No tiene precio.

    A mi me ha tocado pelearme por lo mismo y otras más. Recuerdo una en especial donde un tipo estaba golpeando la parte trasera de mi asiento.

    Le pedí que se detuviera porque me molestaba y haz de cuenta que desaté todos sus complejos. “Es un país libre, puedo hacer lo que quiera” y ese tipo de cosas.

    Ya sabes cómo soy. Muy paciente me levanté y cuando me vio, de inmediato guardó silencio y disfrutó su película. JAJAA

    Con respecto a lo de los niños, sí, los padres son unos desconsiderados. Si el chamaco no tiene edad para el cine, no lo llevas y ya.

    Sé que los padres también tienen derecho a divertirse, pero nosotros también.

    Ah… una razón más por la cual ir al cine nomás no supera al cine en casa.

  2. Ufa…

    Ni me digas: todos nos debemos divertir, pero no a costa de otros…

    Espero de verdad que estas personas hayan captado el mensaje al tener la cabeza fría…

    En fin…

  3. Estoy de acuerdo, para eso existen las clasificaciones, y como bien mencionas, hay más opciones para los niños, total, si no tienen con quien dejarlos, ni hablar, es parte de la responsabilidad al haber tomado la decisión de ser padres.

    Por otro lado, como bien menciona El Webonauta, también hay adolescentes y/o adultos que no permiten disfrutar de la función, cuando fue la “remasterización” de la trilogía original de SW, fui a verla con unos amigos, entre ellos Darth Punisher (quizá lo conozcan), y atrás de nosotros estaba un tipo haciendo unas imitaciones de Chewbacca (región 4), de plano, Darth Punisher se levantó a increparlo, y como dicen en mi tierra “Santo Remedio (Batman)”.

  4. JAJAJAJAJAJA ya me imagino a Punisher 😄

    Del nabo, la verdad es que el cine además de caro, se está volviendo una experiencia terrible.
    La gente somos egoístas, gandayas y creemos que nuestros derechos valen mas que los de los demás… ¿así como queremos que las cosas cambien? vamos mal =(

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: