De Fútbol y otras cosas inútiles

Antes que nada, dos precisiones:

  • Si, soy mexicano. Nací en esta tierra de contrastes hace cuatro décadas y acá sigo. Mi mexicanidad la definen una serie de cosas, pero lo que no la define es el gusto por un deporte.
  • No, no me gusta el fútbol (cuantas veces he dicho esto, el buen amigo Freddy se ha de estar carcajeando agusto). Sin embargo, como buen entrenador de sofá y amante de las competencias, a veces veo uno que otro partido y noticieros de deportes para tener un punto de vista medianamente informado.

“OK, OK. ¿A qué se debe todo ésto?” se estarán preguntando mis queridos lectores, “¿Qué mosca le picó?”, dirán otros.

Tranquilos, no es nada grave. 🙂

Es algo muy simple y a la vez inútil para nuestra situación nacional: la serie de dimes y diretes con base al corte de Jonathan Dos Santos de la selección mexicana de fútbol (¿deberá ir con mayúsculas?) y “los amagues” de solidaridad de su hermano Giovanni (Gio para sus cuates, yo uso el nombre completo).

El proceso de selección de jugadores para participar en el próximo mundial en Sudáfrica está claramente definido: pueden integrar el equipo todos aquellos jugadores de nacionalidad mexicana que cumplan con los requisitos necesarios acorde a (metan aquí las palabras necesarias, o los títulos nobiliarios que más les gusten) y al grupo de entrenadores y preparadores físicos, con el objetivo de representar al país. El número de jugadores es de 23, ni uno más y ni uno menos.

Aguirre definió está semana quiénes conformarían esta lista y ahí se desató el pandemonium.

El buen “Jona” desconsoladísimo (tiene 20 años y podrá participar de otros mundiales), “Gio” en plan de solidaridad ha dicho que renuncia al equipo porque su hermano no vá y el papá de ambos, está injertado en pantera porque a su “peque” le han truncado sus sueños.

Vámonos por partes:

– Cualquier cosa que haya visto Aguirre en “Jona” para dejarlo fuera del equipo, es sólo de su competencia. Para eso está ahí, para tomar ese tipo de decisiones.

– Siendo un profesional, “Gio” tiene que acatar esas decisiones. Si, es su hermano el que está siendo “relegado”, pero él se ganó su lugar y debe estar feliz por ello. Los patrocinadores han de estar agarrados de la lámpara porque sienten que éste se les va y “ahora que hacen”.

– Sr. Dos Santos: sus hijos optaron por jugar por México, nadie los obligó. Enséñesles a vivir con los resultados de sus decisiones. Le garantizo que ninguno de los entrenadores de las selecciones de México, Brasil y España, serían capaces de asegurar algún lugar para cualquiera de sus hijos. Esta experiencia les fortalecerá como personas y como familia si aceptan esta decisión. Eso sí se lo garantizo.

– “Jona” acaba de firmar un contrato por (se dice) 30 millones de Euros. El Barcelona le está reconociendo así su potencial como jugador. ¿Qué más quiere? Si, jugar en la selección. Esta vez no fue, veremos en cuatro años.

¿Berrinche? ¿Mala jugada? ¿Cómplot?

Al final, esta situación se ve minimizada con todos los pendientes que tiene esta vapuleada nación y que no voy a ennumerar acá.

Cumplamos con nuestras obligaciones y seamos felices un día a la vez.

Un saludo.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: