Elemental…

El sábado pasado tuve la oportunidad de ver la película más reciente del director Guy Ritchie, Sherlock Holmes (Sherlock Holmes).

Por si no lo recuerdan, Ritchie estaba casado con Madonna… Ejem!  Te estás desviando del tema, ¡ya pareces de esos programas de revista de espectáculos!

Vamos a empezar de nuevo:

Por si no lo recuerdan, Ritchie fue el director de películas como Lock, stock and two smocking barrels, Cerdos y Diamantes (Snatch) y Rockanrolla por mencionar algunas de las más populares, que no buenas, que conste.

A mi en lo particular, no me gustó Rockanrolla, ya que… ¿Otra vez?

Bueno…

Sherlock Holmes es una película basada en los personajes de los cuentos escritos por Arthur Conan Doyle, y nos narra la vida de uno de los más fascinantes, brillantes y entretenidos detectives de la historia. Nótese que usé las palabras “basada en los personajes” ya que ésta no es una copia fiel de los cuentos, sin embargo retrata y nos presenta a un Holmes, y a un Watson, interpretados por Robert Downey Jr.  y Jude Law respectivamente, como debieron ser si existieran: un observador compulsivo, desarrapado, amante de los placeres carnales y por el otro, a un militar de carrera, doctor, analítico, romántico y apostador.

Un tercer personaje que resalta es La Mujer (Irene Adler), interpretada por Rachel McAdams, que es la única que ha hecho ver su suerte a Holmes y que le ha ganado en astucia (al menos en velocidad). Su personaje llega a ser un poco deslucido con relación a la personalidad descrita en  los cuentos, pero funciona para los propósitos de la trama.

La elección de los protagonistas no pudo ser mejor, sé que a alguno de ustedes se les ocurrirán otros candidatos (sugiéranlos en los comentarios), pero Law, Downey Jr. y McAdams están muy bien. De hecho la personalidad de cada uno de los personajes empata con la de los actores.

Ahora bien, la historia. Se nos muestra la intensa relación de amistad y trabajo entre Holmes y Watson. En algunos momentos la devoción del segundo se llega a parecer a la que tenían Sam y Bilbo Baggins en el señor de los anillos, yo iría al extremo de decir que hasta parecen un matrimonio: se complementan entre sí a pesar de sus diferencias y se dan el uno por el otro. Ojo, no con esto quiero decir que los personajes sostengan una relación homosexual disfrazada como se ha mencionado en algunos lados, simplemente es una muy buena amistad.

Holmes y Watson se enfrentan contra un villano de los de antes: Lord Blackwood (Mark Strong, quien se parece muchísimo a Andy García), un malo muy malo que se vale de la misma observación de Holmes para salirse con la suya. Hay otro villano que se sirve de esta interacción para hacer su aparición.

Hay escenas de acción, descriptivas muy al estilo de Ritchie, drama, amor, comedia, en fin, una buena película sin muchas pretensiones que sorprenderá a más de uno.

Les recomiendo que si quieren recordar a uno de los personajes queridos de la infancia vayan a ver esta película, les aseguro que se divertirán.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: